Pagos

PAGOS4 

Consultas

lista-clinton  
antecedentes  
procurad  
boeltin  
simit  
rues  
onu  
bis  

Reconocimientos

 Reconocimientos2018


Crowe-

La ruta para hacer eficiente la lucha contra las drogas

La ruta para hacer eficiente la lucha contra las drogas Soldados de la Armada custodian naves e insumos químicos decomisados en Tumaco. Foto: Mauricio Moreno / EL TIEMPO

Oceanógrafo físico, magíster en Seguridad y Defensa Nacional y especialista en Ingeniería Ambiental, el almirante Ernesto Durán es el comandante de la Armada ColombianaCuando era muy joven intentó ingresar al Ejército pero el médico reclutador lo declaró no apto. Decidió entonces viajar secretamente a Bucaramanga para enrolarse en la Armada que lo admitió sin reparos. Así empezó su carrera.

 

Eficaces en el mar, los marinos colombianos esperan reforzar también su intervención en el río con el apoyo internacional, para lograr una efectiva acción sobre el narcotráfico, que hoy dispone de la abrumadora cifra de más de 200.000 hectáreas de cultivos de coca. 

¿Cuál es la lucha de la Armada contra el narcotráfico? 

Es una lucha integral. Por su naturaleza, la Armada tiene toda la experiencia en el combate contra el narcotráfico, desde la inteligencia y la erradicación hasta las más diversas modalidades de interdicción marítima y fluvial. Empezamos trabajando solos, cada fuerza por aparte, cada país por aparte. Ahora sabemos que esto no da suficientes resultados. Ya no podemos abordar el problema del narcotráfico desde una perspectiva local, ni siquiera nacional, pues traspasa y se expande en todas las dimensiones sin importar fronteras. La mafia por su parte ha evolucionado. Antes los grandes capos tenían monopolizado el tema desde la producción hasta la distribución internacional; hoy los narcotraficantes colombianos se han diversificado y se han hecho cada vez menos visibles. Además han llegado a Colombia carteles de otras latitudes. Esto nos obliga a cambiar la estrategia. Trabajamos unidos con las demás fuerzas representadas por el Ejercito, la Fuerza Aérea, la Policía Nacional y la Fiscalía, y muchas de la órbita internacional.

La guerrilla también cambió su rol, pues su antigua lógica y disculpa política desapareció en el negocio narcotraficante. Nuestra estrategia actual es la Red Naval Sumatoria de Esfuerzos, Información y Capacidades, que consiste en enlazar todos los medios y el potencial que tienen los países en el mundo contra el tráfico de drogas, pues este problema nos afecta a todos. De ahí que estemos estrechando lazos con Estados Unidos, México, Centro América, Europa e incluso con países suramericanos. Hasta los africanos nos piden apoyo porque conocen nuestra experiencia en esta lucha. Desde hace casi un quinquenio tenemos el Cimcon (Centro Internacional Marítimo de Análisis contra el Narcotráfico), donde materializamos experiencias, se investiga a fondo el fenómeno, su evolución y prospectiva.

 

 

A pesar de todo, la realidad de hoy es para los colombianos desastrosa cuando los cultivos de coca cubren más de 200.000 hectáreas. ¿A qué se debe esto?

El aumento de estos cultivos es la suma de muchas variables, pero la eficacia de los marinos no es en tierra. El costo de la hectárea erradicada por la Armada en cultivos ilícitos es la más cara. En cambio, con similar esfuerzo económico, el impacto a la mafia por la interdicción multimodal, en buques, naves, contenedores, puertos, pesqueros, veleros, lanchas, sumergibles, y con la cooperación internacional, es altísimo. Somos hasta veinticuatro veces más eficientes en el mar frente a la erradicación. Cualquier esfuerzo diferente al de nuestra naturaleza y misionalidad es un error, y no es rentable.

Mucha gente se pregunta por qué hay todavía un gran tráfico de coca que sale por los ríos hacia el mar. Eso no ha disminuido sino al contrario ha aumentado. ¿Qué dice usted de esto?

A nosotros nos toca ajustarnos a la ley vigente que a veces implica tropiezos y demoras. Entonces tenemos que proponer una transformación en los planes y en la estrategia de lucha. En cambio, la mafia está lejos de padecer estos obstáculos. No está sujeta a la Ley 80, ni tiene las restricciones de la Contraloría, ni está sometida a revisiones fiscales. Tiene además el poder económico corruptor para comprar equipos y motores y, lo que es peor, para comprar conciencias. Sí, por el río sigue moviéndose todo para lograr la salida al mar, pero tenemos un ejercicio que se llama bloqueo naval, que les impacta muchísimo porque les obliga a llevar la coca por tierra y a sacarla por otras vías. Esto en realidad ha aumentado las rutas que van por Venezuela hacia Centroamérica. 

¿Qué otras vías utiliza la mafia?

Todas. Tienen un espectro enorme de mecanismos, vías y rutas para el narcotráfico. Hoy prácticamente por la vía aérea no se mueve nada, o muy poco, y por la vía marítima cada vez menos. Se ha reducido la incautación directa en Colombia, pero ha aumentado el movimiento de droga en contenedores. Si bien en el mar una lancha puede ser sorprendida por satélite o por avión, por buque o por helicóptero, en los contenedores entran en juego factores mucho más complejos como la interconexión entre distintas instituciones, el tema de aduanas, el tema de los registros y el control portuario. También los contenedores suelen venir con sellos certificados desde el exterior para luchar contra nuestro sistema legal; por eso, en este momento hay una enorme necesidad de renovar nuestra legislación para incautar la cocaína que va oculta en los contenedores.

¿Cómo se controlan hoy los ríos?

El control de los ríos es un tema complejo. Obliga a una movilidad. Es un sistema imperfecto. Tenemos una serie de equipos, particularmente de la infantería de marina y de guardacostas. Pero nos toca crecer y fortalecer las capacidades de lanchas, drones que supervisen los ríos, comunicaciones, controles electrónicos que van por vía fluvial y especialmente fortalecer la inteligencia, para poder tener estrictamente vigilado todo lo que se mueve por los ríos. Pero cuanto más equipo, cuanto más fuerza de ley tengamos, cuanto más la justicia opere adecuadamente al agarrar a los narcos, va a ser más fácil ese control fluvial. 

Muchos colombianos piensan que la mafia lleva la delantera. ¿Qué nos dice al respecto?

La mafia no tiene límites legales para manejar su dinero. Por esta razón puede reconocerse que evoluciona más rápido. Siempre está innovando sus formas de traficar. A nosotros nos toca ajustarnos a la ley vigente que a veces implica demoras y lenta burocracia. Los narcos no van a ganar esta pelea. Sus innovaciones nos toman a veces por sorpresa y al inicio logran meter goles. Pero luego de detectarlos, encontramos la manera de acabar con esa modalidad, y llevamos la delantera conociendo su modus operandi. 

¿Hay mucho narcotráfico submarino?

A ese tráfico le hemos dado muy duro. Sigue saliendo, pero cada vez les resulta más difícil valerse de este medio, pues disponemos de más controles, de mejor supervisión desde el aire y mejor inteligencia en las selvas. Cuando encontramos algún indicio de que tienen un astillero, inmediatamente les caemos. Pero no siempre los submarinos salen de Colombia, sino de otros países que no tiene nuestra misma experiencia. 

Pero a pesar de ello, ¿por qué las incautaciones en el exterior son mayores que en aguas colombianas?

Es cierto que la coca incautada este año hasta ahora en nuestros mares es menor que la que se incauta en el exterior, obedeciendo a un calculado ejercicio de inteligencia. Nos sale inclusive más barato marcar una lancha cargada con cocaína sirviéndonos de unos localizadores electrónicos que envían la señal del sitio donde navegan, de modo que es seguro que quede incautada en el lugar donde llega y se pueda acceder a los dueños de la droga y no solo a los transportadores. Esto señala la diferencia del esfuerzo cuando se hace con servicios de inteligencia asociados a otros países. 

¿Realmente opera la Inteligencia o está permeada por el poder corrosivo del narcotráfico?

La Inteligencia de las Fuerzas Militares, la Policía y, por supuesto, de la Armada es extraordinaria. Internacionalmente operamos con las más importantes agencias. Tenemos controles que han dado golpes contundentes. Son miles los narcotraficantes capturados por cuenta de la información de Inteligencia. Los hombres que utilizamos tienen que ser los mejores, los más éticos, los más intachables e incorruptibles, pero también son seres humanos y a veces, aunque pocas, la capacidad de la mafia logra seducirlos con dinero, o amenazarlos.

¿En qué consistió la campaña naval Orión?

Orión es una campaña novedosa, en el Caribe y en el Pacifico, diseñada por Colombia con participación de los Estados Unidos, México, Costa Rica, Ecuador, Nicaragua, Panamá y Honduras. Esta campaña dio magníficos resultados en la incautación de droga en un mes. Fue un esfuerzo internacional simultáneo. Sus resultados dieron la prueba de que teniendo suficientes buques, aviones y voluntad internacional, el impacto contra el narcotráfico en el mar puede ser definitivo. 

¿Usted realmente espera que haya una disminución importante en los cultivos de coca y el narcotráfico?

Si hay una sola estrategia de combate, va a dar los mejores resultados. Todos los medios de lucha deben unificarse. Por supuesto, tiene que haber un esfuerzo internacional en la reducción del consumo y en el fortalecimiento de las fronteras. Desde luego no es algo que vaya a lograrse de la noche a la mañana. Lo cierto de todo es que no podemos seguir luchando en el presente contra un negocio dinámico, gigantesco, en permanente actualización, con los mismos esquemas, leyes y herramientas del pasado. 

¿Porque la situación es más grave en sitios como Buenaventura y Tumaco? 

Por una suma de muchos factores. El Pacífico tiene sus propias características. Es selva y clima difícil, uno de los sitios más lluviosos del mundo, con mareas de cuatro metros y medio, tierra fértil, pocas oportunidades sociales, índice alto de necesidades básicas insatisfechas, fronteras porosas, una buena dosis de corrupción, y en general un ambiente especial que hay que entender. Es más fácil ganar la pelea si sabemos que el gobierno local de un pueblo determinado es intachable, si no solamente llegan los militares, sino también llega la educación, la salud, el Estado en general. Dicen que el cemento es el peor enemigo del narcotráfico. Las buenas vías, las buenas comunicaciones, la presencia general del Estado ayudaría a desestimular que la población se vaya por la vía ilegal del dinero del narcotráfico.

¿Cuáles son los países a donde más droga se envía?

En donde más incautamos drogas es en barcos y en contenedores hacia España, Francia, Holanda y Bélgica, y por vía Centroamérica lo que se envía a México y a los Estados Unidos. No podemos descontar que también hacia Suramérica hay movimientos, se han encontrado en Argentina y Chile grandes cantidades de drogas, y por vía fluvial a Brasil y Venezuela. Para evadir controles, la mafia a veces le da la vuelta al mundo. 

¿Qué pasaría si los Estados Unidos no nos certifican el 7 de septiembre?

Este es un tema que supera la capacidad de la Armada y de su comandante. Sin embargo, yo creo que si Estados Unidos evalúa todo el esfuerzo que hacen nuestras Fuerzas Armadas, si toma en cuenta nuestros muertos, la sangre y el sudor de nuestra lucha, encontrará en nosotros unos aliados y un apoyo que debe ser reconocido. Si se diera el caso de que no nos certifiquen, continuaríamos nuestra lucha contra el narcotráfico. No vamos a bajar la guardia, vamos a seguir en la lucha.

Pero estoy seguro de que con Estados Unidos de la mano lo haremos mejor.

PLINIO APUYELO MENDOZA
Especial para EL TIEMPO

Artículo tomado de www.eltiempo.com