Pagos

PAGOS4 

Consultas

Lista-Clinton  
Antecedentes-PONAL  
Procuraduria  
BDME  
SIMIT  
rue  
ONU  
BIS  

Reconocimientos

 


Crowe-

Noticias de Actualidad

Noticias de Actualidad (1964)

Noticias de Actualidad

Cuba interceptó hasta mayo pasado el triple de la droga incautada a narcotraficantes en el primer semestre de 2016, año en el que decomisó unos 1.711 kilogramos de sustancias prohibidas, informó hoy la Comisión Nacional de Drogas de la isla.

El secretario de la entidad, Israel Ybarra, explicó a la prensa extranjera acreditada en La Habana que de la droga intervenida el año pasado, 1.503 kilogramos fueron de marihuana, una sustancia que Cuba "no ha legalizado ni pretende legalizar", subrayó.

Completan la lista 207,19 kilogramos de cocaína, 0,04 kilogramos de hachís y 0,66 kilogramos de cannabis sintético, dijo Ybarra, quien además especificó que la mayoría de esta droga se detectó en paquetes lanzados al mar y arrastrados por las corrientes marinas hacia las costas cubanas.

Entre las razones de este incremento, el funcionario mencionó el número cada vez mayor de bandas de antiguos traficantes de personas, que ante el fin de la política migratoria preferencial de EE.UU. "pies secos/ pies mojados", han "reorganizado su actividad" hacia el narcotráfico.

También ha influido el aumento de la vigilancia en la zona del Caribe gracias al acuerdo firmado en 2016 entre Cuba y EE.UU.- que restablecieron vínculos diplomáticos un año antes-, el cual permite la comunicación directa entre embarcaciones durante una persecución a narcotraficantes.

El convenio, firmado durante el mandato de Barack Obama, podría peligrar ante el giro en el "deshielo" bilateral anunciado el pasado viernes por el actual mandatario de EE.UU., Donald Trump, quien busca recrudecer el embargo, y ha prometido firmeza ante la "opresión comunista" en la isla.

Según el secretario de la Comisión Nacional de Drogas de Cuba las nuevas medidas de Trump, que limitan los viajes de estadounidenses y los negocios con algunas empresas estatales cubanas, crean un estado de incertidumbre que podría afectar al futuro de la colaboración entre ambos países.

"El presidente de los EE.UU. anunció un grupo de medidas, que todavía no se han implementado. De antemano hemos mantenido conversaciones periódicas de alto nivel con las fuerzas de la ley estadounidenses. Actualmente esas conversaciones se han suspendido, aunque el acuerdo se mantiene vigente", dijo Ybarra.

La primera de las dos reuniones previstas en el año para controlar la marcha del convenio bilateral contra el narcotráfico, prevista para el primer semestre en EE.UU., fue aplazada a petición de la parte estadounidense, indicó.

El funcionario insistió en que Cuba mantiene "la disposición de continuar colaborando por el bien de los cubanos y del pueblo norteamericano, el más beneficiado por esta colaboración".

En los últimos diez años, aún sin comunicación directa, la isla informó de 500 casos de narcotráfico y se incautó de unas 40 toneladas de droga dirigida a EE.UU., destino de la mayoría de las sustancias prohibidas transportadas por el Caribe.

Cuba mantiene una política interna de "tolerancia cero" con las drogas y desde hace décadas tiene activo un programa nacional enfocado en la prevención y en la atención médica personalizada y gratuita a los adictos.

Ybarra aseguró que según las encuestas de la Comisión Nacional de Droga, en la isla el consumo de drogas como marihuana y cocaína es "muy bajo" y se mantiene "estable", aunque reconoció que hay niveles considerables de consumo de alcohol, tabaco y medicamentos, que "aún regulados, son usados en ocasiones para la drogadicción".

"En Cuba, aunque las drogas no son un problema social grave, un solo caso es una preocupación", puntualizó.

 

Fuente: www.terra.com

Cuba interceptó hasta mayo pasado el triple de la droga incautada a narcotraficantes en el primer semestre de 2016, año en el que decomisó unos 1.711 kilogramos de sustancias prohibidas, informó hoy la Comisión Nacional de Drogas de la isla.

El secretario de la entidad, Israel Ybarra, explicó a la prensa extranjera acreditada en La Habana que de la droga intervenida el año pasado, 1.503 kilogramos fueron de marihuana, una sustancia que Cuba "no ha legalizado ni pretende legalizar", subrayó.

Completan la lista 207,19 kilogramos de cocaína, 0,04 kilogramos de hachís y 0,66 kilogramos de cannabis sintético, dijo Ybarra, quien además especificó que la mayoría de esta droga se detectó en paquetes lanzados al mar y arrastrados por las corrientes marinas hacia las costas cubanas.

Entre las razones de este incremento, el funcionario mencionó el número cada vez mayor de bandas de antiguos traficantes de personas, que ante el fin de la política migratoria preferencial de EE.UU. "pies secos/ pies mojados", han "reorganizado su actividad" hacia el narcotráfico.

También ha influido el aumento de la vigilancia en la zona del Caribe gracias al acuerdo firmado en 2016 entre Cuba y EE.UU.- que restablecieron vínculos diplomáticos un año antes-, el cual permite la comunicación directa entre embarcaciones durante una persecución a narcotraficantes.

El convenio, firmado durante el mandato de Barack Obama, podría peligrar ante el giro en el "deshielo" bilateral anunciado el pasado viernes por el actual mandatario de EE.UU., Donald Trump, quien busca recrudecer el embargo, y ha prometido firmeza ante la "opresión comunista" en la isla.

Según el secretario de la Comisión Nacional de Drogas de Cuba las nuevas medidas de Trump, que limitan los viajes de estadounidenses y los negocios con algunas empresas estatales cubanas, crean un estado de incertidumbre que podría afectar al futuro de la colaboración entre ambos países.

"El presidente de los EE.UU. anunció un grupo de medidas, que todavía no se han implementado. De antemano hemos mantenido conversaciones periódicas de alto nivel con las fuerzas de la ley estadounidenses. Actualmente esas conversaciones se han suspendido, aunque el acuerdo se mantiene vigente", dijo Ybarra.

La primera de las dos reuniones previstas en el año para controlar la marcha del convenio bilateral contra el narcotráfico, prevista para el primer semestre en EE.UU., fue aplazada a petición de la parte estadounidense, indicó.

El funcionario insistió en que Cuba mantiene "la disposición de continuar colaborando por el bien de los cubanos y del pueblo norteamericano, el más beneficiado por esta colaboración".

En los últimos diez años, aún sin comunicación directa, la isla informó de 500 casos de narcotráfico y se incautó de unas 40 toneladas de droga dirigida a EE.UU., destino de la mayoría de las sustancias prohibidas transportadas por el Caribe.

Cuba mantiene una política interna de "tolerancia cero" con las drogas y desde hace décadas tiene activo un programa nacional enfocado en la prevención y en la atención médica personalizada y gratuita a los adictos.

Ybarra aseguró que según las encuestas de la Comisión Nacional de Droga, en la isla el consumo de drogas como marihuana y cocaína es "muy bajo" y se mantiene "estable", aunque reconoció que hay niveles considerables de consumo de alcohol, tabaco y medicamentos, que "aún regulados, son usados en ocasiones para la drogadicción".

"En Cuba, aunque las drogas no son un problema social grave, un solo caso es una preocupación", puntualizó.

 

Fuente: www.terra.com

Agentes antinarcóticos decomisaron en el primer semestre de este año 47,24 toneladas de drogas, principalmente cocaína, destinada en su mayor parte a consumidores de Estados Unidos y Europa, informó este miércoles el ministro del Interior, César Navas.

Precisó que del total incautado 38,32 toneladas son de cocaína; 7,70 de marihuana, 1,05 de pasta base de cocaína y 169 kilos de heroína, mientras que se logró desarticular ocho organizaciones dedicadas al narcotráfico internacional y cuatro al lavado de activos.

El primer semestre del año pasado las autoridades ecuatorianas incautaron 47,4 toneladas de drogas, pero al cierre de 2016 el monto llegó a 110. En 2015, el monto total del año fue de 79,2 toneladas y en 2014 fue de 61,4.
"Estamos optimizando estrategias investigativas y policiales a fin de cerrar el paso a estas organizaciones dedicadas al tráfico de drogas. Hemos identificado los puntos y modus operandi de estas redes. No vamos a dar paso a la delincuencia", dijo Navas en referencia a los controles que Ecuador ha mantenido en últimos años para lograr incautar la mayor cantidad de droga posible. Ecuador es utilizado por carteles de narcotraficantes de Colombia y Perú como zona de tránsito y embarque de narcóticos destinados al mercado internacional.

 

Fuente: Eluniverso.com