TEXAS – Autoridades revelaron nuevos detalles sobre una investigación que comenzó en el 2016 y que estaría relacionada con una red de narcotráfico, la cual según operaba en el Aeropuerto Internacional Dallas/Fort Worth.

Sin embargo, no fue hasta el 2018 que la orden fue ejecutada y la misma involucraba a exempleados de dicho aeropuerto, quienes admitieron que estuvieron dispuestos a contrabandear drogas, armas y explosivos por dinero.

Ahora son 9 hispanos los imputados, entre los 22 y 47 años. Ellos trabajaban en diferentes áreas, como manejadores de equipaje, monitores de seguridad, e incluso con escáneres del aeropuerto para las aerolíneas Spirit y Envoy Air, la cual es una afiliada de American Airlines.

El fiscal federal adjunto, George Leal, dijo a través de un comunicado que “estas personas vendieron sus posiciones, traicionaron la confianza del público y abusaron de sus puestos de trabajo en el aeropuerto, poniendo así la seguridad de todos en peligro”.

El FBI les seguía la pista hace años a dichas personas, quienes se creía estaban contrabandeando metanfetaminas para la mafia italiana, pero todo era parte de una operación encubierta que los podría dejar presos por hasta 40 años.

Por su parte, la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA, por sus siglas en inglés) le dijo a Telemundo 39 que se han hecho varios cambios, por ejemplo, ahora las áreas seguras solo están a cargo de los oficiales del departamento de seguridad pública que manejan escáneres de cuerpo completo para pasajeros y también empleados.

En este caso, eran 10 los participantes, de lo cuales 9 ya fueron capturados y confesaron sus intenciones. El décimo aún es prófugo de la justiciar y se cree que está fuera del estado.

Tomado de: www.telemundodallas.com