Así cayó una red de narcotráfico y corrupción en la Escuela de Gendarmería de Chile

La Escuela de Gendarmería es el plantel educacional encargado de formar a los futuros oficiales de la institución, así como de mejorar los niveles de formación del personal uniformado de Gendarmería de Chile, y quienes pasan a ser parte del Escalafón de Oficiales Penitenciarios, envestidos con el rango de Subteniente. Sin embargo, parece que las cosas dentro de la institución estaban más en línea con el crimen que con el cumplimiento de la ley.

En un reportaje publicado por Bío Bío, queda de manifiesto una demanda presentada por el Consejo de Defensa del Estado, en la que se acusa a los funcionarios José Ruiz Salazar, Jaime Ramos Morales, Esteban Pinochet Pinochet, Raúl Vera Pérez y otros de crímenes como narcotráfico, soborno, venta ilícita de arma y más.

Todo comenzó a finales del año pasado, cuando un funcionario del servicio de prisiones acusó a uno de sus compañeros por vender cocaína en la academia, así que la fiscalía inició una investigación discreta, interviniendo teléfonos, y los resultados fueron impactantes: Un narcotraficante llamado Ramón vendía cocaína a empleados civiles y uniformados; el encargado del almacén de armas vendió una caja de balas calibre 38 en Concepción; y miembros de la institución y civiles pagaba vía transferencia electrónica a uno de los miembros de esta red interna para que tanto familiares y amigos consiguieran cupo en la escuela.

En las grabaciones de las llamadas se descubrió que el funcionario José Ruiz Salazar cobraba CLP $5.000 por un gramo de cocaína junto a Esteban Pinochet Pinochet y Raúl Vera, quienes también eran miembros uniformados de la institución: gracias a “Ramón”, todo iba de maravilla.

Ruiz Salazar no tenía ni idea que las autoridades estaban al tanto de sus actividades; de hecho, amplió su cartera con la ayuda de Jaime Ramos Morales, quien robó una caja con balas calibre 38 especial que se vendió en Concepción, sin que hasta ahora se conozca el comprador, y como si eso fuera poco, se encargó de recibir sobornos para facilitar el ingreso de ciertos estudiantes a la academia: le pagaba un gramo de cocaína al encargado del sistema informático.

Sin embargo, el pasado 19 de febrero cayó en una trampa: un compañero lo convocó para comprar 3 gramos de cocaína a cambio de 20 mil pesos, y en ese momento, los detuvo la policía, quienes también decomisaron un balanza digital, 26,5 gramos de cocaína, y sus teléfonos celulares. Desde entonces, José Ruiz Salazar está tras las rejas.

Según cuenta Bío Bío, también fue apresado su cómplice Ramos Morales, ya que ambos fueron formalizados por tráfico de armas y droga en calidad de autores. Por su parte, Esteban Pinochet Pinochet fue imputado por venta de estupefacientes, Raúl Vera Pérez por el delito de cohecho y a Ruiz Salazar se le agregó el ilícito de soborno. Sin embargo, todos menos este último ya están libres.

Ahora, la investigación se encargará de acusar a los implicados en el soborno, como la suboficial de la misma institución, Pamela Villarroel Domínguez, quien pagó para que su hijo Nicolás Cid y Camila Osorio García fueran seleccionados a cambio de unos CLP $200.000. Marianela del Carmen, esposa del suboficial Patricio Andrade de la Jara, pagó CLP $60.000 por el mismo “favor” para ayudar a Constanza Morales Ramos, y Víctor Linares López pagó CLP $ 30.00 para que su hermana Joselin ingresara a la institución. Pese a estar nombrados en la denuncia, aún no han sido formalizados.

 

 

Tomado de: www.ismorbo.com