EL PUERTO DE BUENAVENTURA BUSCA SER OTRA VEZ LÍDER EN LATINOAMÉRICA

Sociedad Portuaria Regional busca ser más eficiente. Golpe por falta de apoyo de Gobierno en dragado.

La meta de la Sociedad Portuaria Regional de Buenaventura (SPRB) para este año es “consolidar su liderazgo en la región y convertirse en el actor clave de los puertos del Pacífico latinoamericano”. La pandemia del covid-19 llegó como un barco sin permiso, pero el gerente de la Sociedad, Juan Pablo Cepeda, es optimista acerca de alcanzar los objetivos.

En diálogo con EL TIEMPO, Cepeda habló de la situación del puerto, de la manera en que enfrentan el nuevo coronavirus y del programa ‘Protegiendo a quienes nos protegen’, que busca atender a los profesionales de la salud de Buenaventura.

La SPRB tiene proyectado un presupuesto de inversión de 423 millones de dólares para fortalecer el liderazgo a nivel internacional, el cual espera que ascienda a 449 millones de dólares para 2034. Uno de los principales proyectos es la implementación de la tecnología Crossdocking, en la que se invirtieron 800.000 millones de dólares.

Este sistema permite el movimiento de la mercancía en el muelle de recibo hasta el desembarque, sin que se requiera un almacenamiento intermedio, lo cual permite la reducción de procesos operativos, ahorro en tiempo, almacenamiento y stock. Con esta tecnología, el terminal marítimo puede realizar 6.000 operaciones al año, 20 ciento más de lo que se realiza actualmente.

¿Han tenido órdenes del Gobierno de no recibir algunas mercancías de China?

No. No hemos recibido ninguna instrucción en ese sentido. Desde el principio fue claro que el comercio exterior, el sector transporte estaban exentos. Al revés, se identificó un grupo de mercancías que debían recibir un trato preferencial y se diseñaron trámites súper expeditos para medicamentos, algunos alimentos y todo lo relacionado con el sector salud y así ha sido.

El puerto tuvo sus problemas financieros. ¿Cómo está el tema hoy?

El puerto hoy está moviendo mucha menos carga que antes a raíz de que el Gobierno no atendió la necesidad de dragar el canal de acceso a tiempo y perdimos todo el transbordo internacional que se manejaba en Buenaventura. Todo el transbordo internacional se fue para Ecuador y sufrimos unas reducciones importantes de carga, que sin duda han afectado financieramente las condiciones del puerto. Pero estamos siempre en la búsqueda de ser más eficientes, de encontrar caminos para vivir con las condiciones que nos ofrecen los mercados y en eso andamos.

¿Cómo los ha afectado la pandemia?

Es un tema muy complejo que ha obligado a replantear todos los esquemas. De esto no había un librito que dijera: ‘Qué hacer en tiempos de pandemia, coronavirus, covid-19, etc’. Ha tocado reinventar muchos procesos, reinventar maneras de actuar, responder, promover cosas y persuadir, también. Ha sido, en medio de todo, positivo, hemos logrado acertar en muchas inquietudes que hemos tenido, pero no deja de ser complejo.

¿Cuál es el puntualmente el impacto de la pandemia en la operación del puerto?

Cuando se inició todo esto, al 97 por ciento de todo el personal administrativo lo sacamos del puerto. No solo fue mandarlos para sus casas, sino asegurarse de que tuvieran Internet. A muchos de ellos toca habilitarles conexión, a otros tocó llevarles equipos, construir toda una nueva manera de trabajar por fuera de las oficinas, eso ha ayudado realmente.

Después vinieron todos los temas en relación con el personal operacional del puerto. Entendimos que una parte crítica era el transporte y entonces asumimos el rol de llevar y traer a toda la gente con transportadores privados y cumpliendo todas las normas de distanciamiento social. Ya en el interior del puerto hicimos un proceso que fue evolucionando día tras día, primero fue dotar las instalaciones sanitarias con gel antibacterial y después con alcohol glicerinado, instalar lavamanos no solo en los accesos al puerto, sino en todos los sitios en donde hubiese alguna operación portuaria intensa. También diseñamos lavamanos portátiles que se usan sin tocar nada.

¿Han tenido casos del nuevo coronavirus?

Sí. Un trabajador que estuvo en vacaciones en marzo y llegó en abril. Se atendió, estuvo en aislamiento y ya está totalmente recuperado.

¿Qué es el programa ‘Protegiendo a quienes nos protegen’?

Cuando comenzó la pandemia pensamos como hacemos para ayudar y nos concentramos en el sector de la salud de Buenaventura. Son cerca 1.200 personas entre médicos, enfermeros y demás, de los cuales 750 tienen nivel de exposición al virus y requieren apoyo bien sea en elementos de trabajo, como logístico. Les hemos entregado trajes especiales, 10.000 mascarillas N-95, 200 caretas 10.000 batas, 10.000 gorros y 600 pares de guantes.

Tomado de: EL TIEMPO